¿Qué es la inteligencia emocional y por qué es tan importante para nuestro trabajo?

Como todos los ambientes sociales de la vida, el espacio de trabajo puede ser una zona no demasiado saludable. Es normal que siempre existan rivalidades y competencia entre compañeros, e incluso entre jefes y colaboradores. Es por este motivo que la inteligencia emocional resulta ser un factor clave a la hora de garantizar el éxito en nuestro trabajo. A continuación te hablaremos en detalle acerca de qué es la inteligencia emocional.

¿Qué es la inteligencia emocional?

El ambiente de trabajo puede llegar a generarnos varios conflictos internos. Presión, estrés, horas extras, lidiar con compañeros, trabajos en equipo, reuniones y más. Todos estos factores pueden llevar a que nuestro trabajo nos consuma, y pero aún, que intervenga en nuestra vida personal.

Pero, ¿qué pasaría si comenzáramos a aplicar los principios de la inteligencia emocional en el trabajo?

Lo primero que debemos de tener en cuenta, a la hora de hablar de inteligencia emocional, es que las personas somos más emocionales que racionales. Por más que intentemos actuar racionalmente, detrás de nuestras decisiones siempre se ocultará un rasgo emocional. Esto es así por naturaleza.

Es de aquí que los mejores líderes empresariales de la historia siempre han solido ser aquellos que se han preocupado por el bienestar de sus empleados, y que han sabido poner por delante las necesidades de estos. El factor emocional resulta ser clave a la hora de garantizar el éxito dentro de una entidad corporativa. Si las personas no se sienten a gusto realizando su trabajo, es probable que el proyecto fracase.

A la hora de entender qué es la inteligencia emocional, debemos de pensar en que las personas siempre actuarán en base a sus emociones. Si una persona se encuentra agobiada y sofocada por su ambiente de trabajo, probablemente realice sus tareas lo más rápido posible, para irse a casa lo antes posible. Entonces, ¿por qué no hacer que nuestros empleados se sientan felices mientras realizan sus tareas?

¿Cómo evitar conflictos en el trabajo?

Lo ideal sería que nuestros jefes se educaran en cuanto a inteligencia emocional. Ahora bien, mientras esto sucede, debemos de empezar por nosotros mismos. Existen muchas cosas que podemos hacer con el fin de potenciar nuestra inteligencia emocional, para conseguir así obtener un mayor éxito en nuestro trabajo.

Lo primero que debes de hacer es aprender a escucharte a ti mismo. Aprende a identificar aquellas situaciones laborales que te generen estrés, angustia y malestar emocional. Si no puedes dormir o comer bien, debido a tu trabajo, ya sabes entonces por donde debes de empezar.

Luego de identificar tus situaciones laborales de estrés, pregúntate qué es lo que ocasiona dicha situación. Puede ser un compañero, las horas extras, o cualquier otro factor. Intenta siempre hacer frente al problema, para así no reprimirlo. Toma las riendas del asunto, y actúa en consecuencia. Luego, podrás llegar a casa y relajarte.

Es importante destacar que la mayoría de las situaciones laborales que generan estrés y malestar, pueden ser enfrentadas. El problema, radica en que la mayoría de las personas suelen callarse y soportar el fastidio. A la larga, esto puede llegar a ser perjudicial para nuestra salud, tanto física como mental y emocional.

Por otra parte, también es importante resaltar que la mayoría de los disgustos laborales suelen ocasionarse debido a los famosos “chismes”. Cuando estés en tu trabajo, dedícate tan solo a prestarle atención al trabajo y no a lo que tus compañeros digan acerca de los demás trabajadores. Recuerda, si alguien llega a ti para hablarte mal de otra persona, probablemente también le hable mal de ti al otro. No alimentes la cadena.

Por último, a la hora de comprender qué es la inteligencia emocional, debemos de saber que existe un fuerte vínculo entre nuestras emociones y nuestro lenguaje corporal. Presta atención a tus movimientos y expresiones. Si estás padeciendo de angustia y estrés, tu cuerpo será el primero en advertírtelo. Hazle caso.

Si te mantienes enfocado en lo tuyo, y respetas tus propios tiempos, ¡no habrá nada que pueda perjudicarte! Confía en ti mismo.

Deja un comentario