Sobrecarga laboral: síntomas físicos y psicológicos

Las condiciones de trabajo a las que estamos expuestos hoy en día pueden llevarnos a sufrir graves padecimientos de salud. Los puestos de trabajo escasean, y a su vez, las personas que trabajan deben de rendir horas extras y pasar largos jornales cautivos en sus empleos. A continuación te mostramos cuáles son los síntomas físicos y psicológicos de la sobrecarga laboral, y cómo actuar en base a ellos.

¿Cómo se manifiesta la sobrecarga laboral?

La sobrecarga laboral no se manifiesta de un día para otro. Es el resultado de pasar largos días cautivos en nuestros empleos, o bien simplemente de pasar largas horas realizando teletrabajo. El insomnio, el dolor de cabeza, las contracturas musculares y la falta de concentración, son solo algunos síntomas que pueden llegar a alertarnos sobre el estrés o la sobrecarga laboral.

También es importante destacar que la mayoría de los padecimientos laborales suelen tener su origen en un malestar psicológico. Puede tratarse de ansiedad, depresión, agotamiento mental, entre otros. En la actualidad, los requerimientos psicofísicos de la mayoría de los empleos pueden llevar a las personas a alcanzar su máximo límite.

No es por nada que los problemas psicológicos y musculo-esqueléticos son los dos motivos más frecuentes de bajas laborales en todas partes del mundo. Además, hay un hecho llamativo que todos deberíamos de considerar. La mayoría de las enfermedades psicológicas ocasionadas por el trabajo suelen ser desencadenadas debido a las malas condiciones laborales.

Si un trabajador pasa la mayor parte de su día trabajando en un sitio con condiciones no aptas, ningún psicofármaco ni ninguna licencia laboral de quince días podrán solucionar el problema. De esta manera, si la sobrecarga laboral y el estrés ocasionado por este hecho se mantienen a través del tiempo, las consecuencias pueden llegar a ser catastróficas.

Principales síntomas de la sobrecarga laboral

El síndrome del trabajador quemado es la condición que surge luego de haber padecido sobrecarga laboral durante muchos meses (o incluso años). Algunos estudios como los realizados en la Universidad de Macedonia (Grecia), demuestran que la mayoría de los padecimientos psicológicos suelen estar directamente relacionados a problemas de sobrecarga laboral.

Es por este motivo que resulta ser de vital importancia el hecho de identificar los síntomas de la sobrecarga laboral, para así actuar en base a ellos.

Síntomas físicos

Los principales síntoma físicos de la sobrecarga laboral, son los siguientes:

  • Alteraciones del peso (se tiende a engordar o a adelgazar).
  • Insomnio.
  • Alteraciones digestivas e intestinales.
  • Dolores musculo-esqueléticos.
  • Aparición de cefaleas tensionales.
  • Enfermedades psicosomáticas.
  • Alteraciones en la menstruación en las mujeres.
  • Mareos.
  • Perdida de la libido (falta de deseo sexual).
  • Taquicardias.

Síntomas psicológicos

Los principales síntomas psicológicos de la sobrecarga laboral, son los siguientes:

  • Sentimiento de impotencia y frustración constante.
  • Nerviosismo.
  • Hipersensibilidad (todo molesta).
  • Dificultad para concentrarse.
  • Baja autoestima y sensación de fracaso en todo lo que se hace.
  • La vida se vuelve poco atractiva (tanto en el ámbito laboral como también en ámbitos familiares y sociales).
  • Resignación (sensación de que no se puede cambiar nada de lo que está sucediendo).
  • Ansiedad.

A la hora de identificar la sobrecarga laboral, será de vital importancia tomar medidas en cuanto al problema. Lo primero a hacer, será intentar mantener un saludable equilibrio entre vida laboral y vida social/familiar. Además, también se puede considerar solicitar la ayuda de un terapeuta profesional.

Otro punto importante a destacar, es la implementación de hábitos de vida saludables. Además de trabajar, las personas debemos de realizar otra serie de actividades diarias saludables para nuestro desarrollo personal, como lo son por ejemplo realiza ejercicio físico, mantener una buena alimentación, dormir bien, pasar tiempo en familia o con amigos, entre otras.

Así mismo, las empresas también deben de hacerse cargo del malestar de sus empleados. Es muy importante que los supervisores aprendan a detectar la sobrecarga laboral de sus colaboradores, para así actuar en base a ello y evitar conflictos para todas las partes vinculadas.

2 comments

Deja un comentario