Insomnio y depresión: ¿cómo se relacionan?

Las personas que padecen depresión suelen sufrir de trastornos del sueño, como por ejemplo el insomnio. Así mismo, las personas que padecen de insomnio también suelen desarrollar trastornos emocionales, como por ejemplo la depresión. Pero, ¿por qué sucede esto?, ¿cuál es la conexión? En este artículo te contamos cómo se relacionan insomnio y depresión.

Insomnio y depresión: ¿cuál es la conexión entre estos dos padecimientos?

El insomnio y la depresión son dos padecimientos que se relacionan de manera directa. De hecho, para el diagnóstico de este último, se suele considerar primordialmente el factor del buen descanso. Esto debido a que un gran porcentaje de las personas que padecen de depresión suelen mantener malos hábitos de sueño.

Además, tampoco podemos descartar un riesgo ya conocido. Las personas que padecen de insomnio crónico, con el tiempo, tienen una mayor tendencia a desarrollar trastornos depresivos. Las alteraciones neurológicas generadas por los malos hábitos de sueño son más complejas de lo que podemos llegar a imaginar.

Un ejemplo de ello, es como la corteza orbito frontal lateral, área vinculada a las emociones negativas, suele presentar una mayor hiperactividad cuando se pasan muchos meses con trastornos del sueño. Se trata de dos variables que se retroalimentan, y que, si no son tratadas a tiempo, pueden llegar a ocasionar graves conflictos en nuestra vida.

La relación entre insomnio y depresión

En gran parte de los casos, el insomnio y la depresión se encuentran conectados. De hecho, existen pacientes que consultan al médico simplemente por un trastorno de insomnio crónico, sin saber que la causa subyacente del padecimiento es la depresión.

En otros casos, es el propio trastorno de insomnio, ocasionado por una gran diversidad de factores, el que puede llegar a generar la depresión. Es por este motivo que ambos padecimientos deben de ser considerados, una vez que un paciente consulte por uno o por otro.

Lo primero que debemos de saber, es que el insomnio no se manifiesta únicamente a causa de la depresión, sino que existen otros padecimientos, como la ansiedad y el estrés, que también pueden dar origen a trastornos del sueño. Sin embargo, un estudio de la Universidad de Pittsburgh afirma que en un gran porcentaje de los casos, el insomnio no es más que un indicador temprano de depresión.

Otro hecho importante, es que si el insomnio no es apropiadamente tratado, en casos de depresión, el paciente podrá tener una mayor tendencia a presentar recaídas emocionales. El buen descanso resulta ser un factor crucial a la hora de hacerle frente a la depresión.

Enfermedades que involucran insomnio y depresión

Existen algunas enfermedades que pueden dar origen al insomnio y a la depresión. De hecho, la apnea obstructiva del sueño constituye casi el 20% de los casos.

Uno de los casos más interesantes es el que detallaremos a continuación. Una investigación del Hospital de La Línea (Cádiz) describió el caso de un hombre que evidenciaba una clara depresión psicótica. Luego de comprobar que ningún tratamiento lograba disminuir los síntomas del padecimiento, se decidió realizar otra investigación más exhaustiva en cuanto al caso.

El resultado fue que el paciente padecía de insomnio crónico, ocasionado por apnea del sueño. Una vez que el padecimiento fue tratado, con los tratamientos y fármacos adecuados, los síntomas disminuyeron considerablemente.

El caso descrito, y muchos otros, indican que es importante tener en claro cuál es el verdadero padecimiento que está causando el insomnio o la depresión. Si no se cuenta con un diagnóstico claro y preciso, probablemente la causa subyacente del problema no pueda ser abordada de manera apropiada.

¿Qué pasa en el cerebro de las personas que padecen alteraciones del sueño y depresión?

La falta de sueño y de descanso es capaz de alterar gravemente nuestras funciones cerebrales, principalmente a las áreas del cerebro vinculadas a las emociones. Cuando estamos sin dormir durante demasiado tiempo, se intensifican las señales de alerta en nuestro cerebro, así como también los pensamientos negativos.

Algunos informes realizados en base a investigaciones llevadas a cabo en la Universidad de Warwick (Reino Unido) y la Universidad de Shanghai (China), señalan lo siguiente:

  • El insomnio que se mantiene durante el tiempo, y que no es tratado, suele ocasionar hiperactividad en ciertas áreas del cerebro, como la corteza prefrontal dorsolateral, el precúneo y la corteza orbitofrontal lateral.
  • Lo expuesto anteriormente puede llegar a generar lo siguiente: pérdida de memoria a corto plazo, elevada rumiación de pensamientos, aumentan los problemas de atención, el estado de ánimo negativo y el cansancio mental.

La importancia del tratamiento multidisciplinar

La relación directa existente entre insomnio y depresión ha llamado desde siempre la atención a los distintos grupos científicos. Es por este motivo que, siempre que un paciente consulta por uno de estos dos padecimientos, será recomendable también indagar en el otro.

Las personas que padecen de insomnio, ocasionado por trastornos emocionales, no deben de ser tratadas únicamente con terapias farmacológicas. La psicoterapia también debe de ser considerada en estos casos. De hecho, la terapia cognitivo-conductual para el insomnio suele ser una de las más utilizadas para este tipo de casos.

El insomnio y la depresión son padecimientos que, de no ser tratados a tiempo, pueden llegar a generar graves inconvenientes en la vida de una persona.

Deja un comentario